top of page

¿Cómo suena la voz de tu marca?

Llegaron los tiempos en que todos los colaboradores son embajadores potenciales de la empresa


Hablar en público ha cobrado más importancia que nunca. Si la posibilidad de hacer resonar un mensaje a través de las redes sociales y los medios de comunicación ─para bien o para mal─ se encuentra al alcance de un click, ¿cómo debe prepararse una empresa para ello?


Generalmente, una empresa u organización elige un vocero que cuenta con las cualidades necesarias para hablar en nombre de la marca en entrevistas para prensa. El vocero debe preparase muy bien: tener clara la historia que quiere contar, ser consciente de su forma de hablar y hasta de su manera de sostener el micrófono. Sin embargo, en la actualidad, además de existir un vocero oficial, sucede que cada vez que uno de los colaboradores de una organización habla en público, por ejemplo, en un Webinar, un live o simplemente escribe un post en LinkedIn, se convierte en embajador de la organización o marca.


En estos tiempos de trabajo a distancia y streaming, tanto la comunicación como las estrategias de marketing se han enfocado en las videoconferencias, así como los lives, Webinars y cursos en línea. Así que no hay escapatoria: los colaboradores deben saber utilizar su poder de palabra en beneficio propio y el de la organización.


Evidentemente, esta labor implica un esfuerzo extra para los colaboradores, ya que ellos deberán enfrentarse a sus propias inseguridades (tono e inflexión de voz, incomodidad de hablar en público, imagen corporal, entre otras) y, en ocasiones, esto también puede implicar que estén expuestos, por ejemplo, por algún tema que desconocen, una forma de comunicarse poco clara o por hablar con muletillas. A veces sólo una palabra mal empleada o un mensaje poco claro es suficiente para desatar un gran malentendido.

Si bien ya no es posible (ni deseable) evitar la interacción a través de los medios digitales, sí es posible sentirse como pez en el agua, pero hay que aprender a nadar.


1. Prepárate para el peor escenario.

Por supuesto, lo que menos desea una empresa es tener una crisis de comunicación, y la mejor manera de lograrlo es preparase para una. Es importante contar con un manual de crisis y que los colabores se sientan respaldados no sólo en caso de incendio o sismo, sino también en caso de que se cometan errores de comunicación. Implementar un plan de manejo de crisis siempre tendrá costos mucho más bajos (económica y simbólicamente hablando) en comparación con la resolución de un problema que escala sin control.


2. Prepárate para el mejor escenario.

Imagina una organización en la que los colaboradores se sienten cómodos expresándose en público, donde son capaces de hablar clara y asertivamente tanto de su experiencia laboral como de la empresa para la que trabajan. ¿Cuáles serían los beneficios para todos? Sin duda, esto sería muy beneficioso. Sin embargo, esto debe construirse. ¿Cuántas veces tuviste algún profesor que conocía muy bien su tema, pero no sabía enseñarlo? Pasa lo mismo en este caso. Los colaboradores necesitan entrenamiento para desarrollar su potencial. Dale la oportunidad a tu negocio de prepararse para el mejor de los escenarios: crecer según sus objetivos.


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page